Foto
07Jun

SOBRE EL EGO: ¡DEMASIADOS MALENTENDIDOS!

El Ego es uno de los temas más confusos dentro de la Psicología: distintos autores lo describen como algo diferente, y si uno no lo sabe, termina poniendo toda junta información que está hablando de cosas que deberían estar separadas. SOBRE EL EGO: ¡DEMASIADOS MALENTENDIDOS!

Éste es solo un breve artículo de un tema muy rico y profundo en la Psicología Transpersonal, pero aspiro a que pueda acompañarte. Un cálido abrazo, siempre! SOBRE EL EGO: ¡DEMASIADOS MALENTENDIDOS!
___________________

Si investigamos en distintas disciplinas de autoconocimiento de Oriente, veremos que se alude al Ego como el principal obstáculo en el Camino. Es nuestra identidad terrestre, y, al serlo, funciona a partir de premisas instintivas: necesidad de predominar, apego al territorio, impulso por sobrevivir (cualquiera sea la estrategia que tenga que implementar para ello). Se enuncia entonces que no es posible “habitar el reino de lo sutil” en tanto se funcione egoicamente. Se nos habla de aniquilar al Ego para que lo esencial viva. Pero… cuidado!! Más sanamente la Psicología Transpersonal nos dice que hay que trabajar sobre sí mismo para trascender el Ego. Pero que para trascenderlo… hay que desarrollarlo.

Esta cuestión del Ego suele ser de las más malentendidas, y ese malentendido es el que más neurosis produce en quienes se inclinan hacia una búsqueda interna. Veamos algunos fundamentos de este enunciado:

­ La intención de aniquilar el Ego (tal como se enuncia sobre todo en algunos antiguos textos, muchos de ellos inclusive mal traducidos) es, en el Occidente de hoy, sumamente peligrosa. Aún desde la buena intención de “dejar lugar para lo Sagrado”, invariablemente esta premisa deriva en que la persona en verdad desarrolle un verdadero odio hacia sí misma (desprecio, autodesconfianza, vergüenza de sí). Difícilmente pueda llegarse a una evolución consciente a partir del automaltrato. Y todo terapeuta que trabaje desde una mirada abierta seguramente coincidirá en ver entre sus pacientes consecuencias psicológicas nefastas derivadas de esta actitud.

­ Cuando hablamos, en cambio, de que el ego debe ser trascendido, estamos enunciando como base que primero deberá estar bien constituido, pues… no se puede trascender lo que no se tiene! Como se dice en el Zen: “Para llegar a ser nadie, primero hay que llegar a ser alguien”. (Ser “nadie”, en este caso, significaría ser Uno con el Todo, pero habiendo primero pasado por la etapa personal, consolidando nuestra propia individualidad. Sin ella, la resultante es la neurosis, o aún la psicosis…)

­ En este punto es necesario subrayar un fenómeno muy importante, que clínicamente se conoce como inflación del Ego: la persona cree haber trascendido sus impulsos egoicos, pero, sin embargo, está atrapado en ellos sin que logre darse cuenta. Como decía Jung, “No puedes ver a un león que te ha comido”. ¿La consecuencia? Sentirse “sublime”, “angelical”, un “canal de lo Superior”… El mundo de lo espiritual y el de lo imaginario están muy cerca: ambos existen, pero cada uno está en el lado opuesto del filo de la navaja.

¿El peligro? Confundir a otros y, sin advertirlo, seguir por el sendero equivocado creyendo que es el Camino. En la Psicología del Budismo se enuncia que una de las últimas estrategias del Ego es disfrazarse de Sí Mismo. Y eso sí que será un problema: ¿cómo querer ir a donde se cree que ya se ha llegado? Volveremos a este tema, para verlo más en profundidad. Hasta entonces!

Tomado de Virginia Gawel 2005

Add Your Comment